Sandford Fleming 1850

Digamos que no hay mucha información acerca de este patín, aunque sí hay información de su autor.

Sandford Fleming era un ingeniero canadiense, conocido por su gran labor en la expansión del ferrocarril y por establecer la “hora estándar”.

Ideó un mapa del mundo dividido en 24 zonas horarias. Dentro de cada zona, los relojes indicarían el mismo tiempo, con una diferencia de una hora entre zonas contiguas. Su sistema se expandió por todo el mundo, y la gente dejó de tener que llevar relojes para cada ciudad.

Sobre los patines, poco que decir. En la imagen se ve claramente la guía en línea, con tres ruedas, un modelo ya muy próximo al actual de artístico (snow white)

Rolly Haacht – Roller’n Design

21888_135324849953337_1247524366_n

El Rolito 1823

Los patines en línea, como ya dije con el anterior Petibled, se adelantaron a la época. Es por eso que la siguiente patente registrada en la historia, esta vez en Londres (Inglaterra), tampoco tuvo el éxito necesario para popularizar el patinaje.
Fue Robert John Tyres en 1823 quién lanzó al mercado su modelo “Rolito” que se describía en la oficina de patentes británica como: “aparato para ser adosado a los zapatos, botas u otro elemento que cubra el pie con el propósito de desplazarse por necesidad o placer”.

Constaba de cinco ruedas fijas puestas en línea bajo un soporte que a su vez debía sujetarse a los zapatos (aunque todavía no entiendo muy bien mediante qué sistema irían atados, ya que en las imágenes tampoco se ve). Las ruedas centrales eran más grandes que las ruedas de cada extremo para permitir así la maniobrabilidad con el cambio de peso. Algo que se asemeja, y mucho, al sistema de rockering que hoy conocemos para la modalidad de Slalom. Sin embargo, se dice, que esos patines no podían seguir una trayectoria curva. Yo creo que sí.
Robert abrió varias escuelas de patinaje en pistas de tenis en desuso así como Jean Garcín abrió la suya en Villette (París)

Hoy se sabe que en Holanda, después de que se construyeran los famosos canales de la ciudad, los patines con 5 ruedas se utilizaron durante casi dos décadas como un medio de entrenamiento de patinaje de cross sobre tierra seca, así como para competiciones y transporte.

Rolly Haacht – Roller’n Design

16060_134138246738664_360714323_n

Lodewijk Maximiliano Van Lede 1790

El siguiente en la historia es hombre natural de Bélgica: Lodewijk Maximiliano Van Lede, un escultor en la Academia de Brujas en París que era considerado como muy excéntrico.
No ha habido forma de encontrar una foto suya, ni de sus patines, pero esta databa de 1790 así que coincide con la época. Aun así es un diseño extraño del que tampoco se ha obtenido más información.

Este autor inventó el “Patin-à-terre”, en París. Consistía en una plancha de acero a la que se adjuntaban dos ruedas de madera.

La historia nos habla de Jean Garcín en 1813, que construyó unas ruedas de madera que patentaría dos años después con notable éxito. Creó una Escuela de Patinaje, pero la práctica provocó numerosos accidentes que motivaron el cierre de la Escuela y de sus actividades.

Sobre 1818 se hallan datos de la primera representación en patines en una obra de Der Maler oder die Wintervergnügen. Se trataba de un ballet titulado «El pintor o los placeres invernales») en la que aparecían patinadores sobre ruedas simulando el patinaje sobre hielo.

No he encontrado absolutamente nada sobre ese ballet, lamentablemente, así que siento no poder ser más clara sobre este modelo de patines. Tampoco se sabe qué patines fueron usados.

En este mismo año del ballet, aparecerá también el famoso Petitbled.

Rolly Haacht – Roller’n Design

556900_133675733451582_907962448_n

 

 

Esta es mi estimación sobre el patín, para que sea vea mejor la placa de hierro de abajo (aunque sigo teniendo mis dudas de si realmente este fue el verdadero diseño de Van Lede)
292647_585151714840070_984285510_n

 

 

Este es el video explicativo: http://www.youtube.com/watch?v=f6pqy0GyM1E 

Hoans Brinker

El holandés Hoans Brinker, ideó y construyó la primera rueda metálica para patines en el año 1733.

Estas ruedas fueron colocadas bajo un rudimentario patín con llanta metálica y preparada por un industrial zapatero belga, Joseph Lundsen.
Pero el proyecto del patín se dejó de lado por las
muchas imperfecciones que presentaba, quedando para el olvido y como anécdota.

La foto de arriba a la izquierda puede que sea la idea original (y digo puede, porque como siempre, no hay muchas fuentes “fiables” en internet, ya que en todas suelen mezclar a los autores de los diseños). Las otras dos tal vez sean creaciones posteriores. Quién sabe.

Pero la idea de llanta metálica creo que se aprecia muy bien en todas las imágenes.

Rolly Haacht – Roller’n Design

394979_131745276977961_1120040443_n

1700

542658_131440743675081_201194126_nSe dice, que el primer modelo de patines fue creado en 1700 por un alemán que añoraba patinar cuando no era época de hielo. Por eso, se las ingenió y usó unos tacos de madera clavados a un listón que luego ataba a sus zapatos.
Seguramente la foto no tiene nada que ver con los patines que aquél hombre se creó para su propio disfrute, pero podemos hacernos una vaga idea y es la que aparece en casi todas las fuentes de información sobre el origen de este objeto que tanto nos apasiona.

Tuvieron en aquél entonces muy poca utilidad y el invento cayó en el olvido hasta años posteriores, cuando los patines volvieron a tomar protagonismo con nuevas ideas.

También he leído que los romanos ya tenían sus propios patines hechos rudimentariamente con piedras, y por supuesto, yo me lo creo.

Rolly Haacht – Roller’n Design

Los primeros patinadores

He encontrado muy pocos artículos que hablen de los inicios del patinaje con claridad hasta que al fin, hoy, he dado con un artículo de BBC Mundo según unos investigadores del Reino Unido.

En él se dice que es probable que los primeros patinadores del hielo fuesen los finlandeses (en el sur de Finlandia) hace 4.000 años, y que sus patines estaban hechos con huesos de caballo. Patinaban impulsándose con una vara.
La gente se dio cuenta de que era mucho más fácil viajar entre poblaciones a través del hielo. Sin embargo, aquéllos primeros patines de hielo no eran muy rápidos. Los investigadores obtuvieron que sus velocidades tenían un promedio de 8 km/hora, mientras que un patinador actual superaría los 60 km/h.

Comparadas con las modernas cuchillas de metal, los huesos tienen muy baja fricción por la grasa residual de los mismos.

Esta noticia fue publicada en Biological Journal of the Linnean Society de Londres.

61240_131108837041605_190677690_n